29 noviembre 2012

CiU divide Barcelona el 25N. Elecciones catalanas (III)

La disgregación espacial se vuelve hacer evidente en la ciudad de Barcelona
De siempre es conocido que en Barcelona, como en cualquier otra ciudad, hay disgregación espacial; es decir, el lugar en donde vivimos refleja nuestro estatus social o nuestras capacidades económicas. 

En el siglo XX muchas ciudades europeas hicieron la transición de una ciudad fragmentada y compacta a una disgregación espacial que intenta disminuir o disimular las diferencias sociales en una misma ciudad. En otras palabras, se intenta compenetrar urbanística y socialmente las zonas más pobres con las más ricas.

Esta disgregación espacial era menos evidente en Barcelona en época de bonanza económica. No obstante, la crisis mundial iniciada en 2008 ha hecho acrecentar las desigualdades sociales y el malestar entre la población con menos recursos económicos, pues son el grupo de la población que más le afectan los recortes sociales en sanidad o educación por ejemplo. Todo ello ha provocado que la disgregación espacial en Barcelona se haga más evidente.


¿Cómo se compone urbanística y socialmente Barcelona como ciudad?
Para poder analizar la disgregación espacial debemos hacer una pequeña introducción sobre como está formada Barcelona. Asimismo, debemos explicar que Barcelona está compuesta por 10 distritos: Ciutat Vella, l'Eixample, Sants-Montjuïc, Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Gracia, Horta-Guinardó, Nou Barris, Sant Andreu i Sant Martí. 

  • Ciutat Vella es el centro histórico de la ciudad. Su composición social es bastante compleja pero podemos decir que tradicionalmente es un distrito que rechaza la derecha y apuesta por partidos más socialdemócratas. Fue uno de los distritos donde tuvo más apoyos la CUP el 25N. 

  • L'eixample es un distrito de conexión entre el centro histórico de la ciudad (casco antiguo) y las antiguas villas independientes de Sants, Gracia y Sant Andreu de Palomar. Urbanísticamente se caracteriza por un cuadriculado perfecto ideado por Idelfons Cerdà. Normalmente este distrito no apoya a partidos que se sitúan a la izquierda en el espectro político. 

  • Sants-Montjuïc aglutina barrios marítimos y, por tanto, es un barrio históricamente de clase obrera que apoya mayoritariamente partidos de izquierdas.   
  • Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi son los dos distritos de Barcelona que aglutina los barrios más pudientes de Barcelona como son Pedralbes o Vallvidrera. Es un feudo territorial donde abrumadoramente se apoya partidos conservadores y donde los partidos de izquierda obtienen unos resultados residuales.
  • Gràcia es una villa histórica de Barcelona que se ha convertido en distrito. Tiene una composición urbanística especial por su antigüedad. De la misma forma, su composición social es muy plural y, por tanto, es un distrito que puede funcionar como termómetro de malestar social ante los recortes sociales, pues históricamente no hay un partido claramente vencedor. En general podemos decir que es un distrito donde gana el nacionalismo por amplia mayoría. En las últimas elecciones del 25N es el segundo distrito donde cuenta con más apoyos la CUP.
  • Horta-Guinardó es un distrito de clase obrera donde los partidos centralistas como el PP o no nacionalistas como C's cuentan con escaso apoyo. No obstante, sorprende que CiU (centro-derecha) normalmente cuente en esta zona con apoyos notables.
  • Nou Barris es el distrito de Barcelona que cuenta con mayor inmigración española. Esta característica especial, sumado a que es un distrito que cuenta con zonas bastante marginales y que históricamente apoya partidos que defienden la clase obrera hace que se decanten por partidos no nacionalistas y socialdemócratas. Es por ello que en este distrito C's y el PSC obtienen resultados muy significativos. 
  • Sant Andreu y Sant Martí son dos distritos socialmente y urbanísticamente muy similares por su histórica composición industrial. En este distrito históricamente obrero los partidos socialdemócratas cuentan con un apoyo mayoritario. Además, son dos distritos donde el soberanismo catalán es significativo y los partidos no-nacionalistas quedan en un segundo plano.    

La disgregación espacial y la guerra de clases en Barcelona
La crisis económica de 2008, como he comentado con anterioridad, ha evidenciado de nuevo una disgregación espacial existente que quedada camuflada en épocas de bonanza económica. Con los recortes sociales los barrios menos pudientes padecen más la crisis y esto origina una polarización en las ciudad que se puede traducir con más apoyos hacia los partidos claramente de izquierdas en el espectro político (ICV y ERC) y, incluso, hacia partidos de extrema izquierda como puede ser la CUP. 

En consecuencia, la ciudad queda más diferenciada políticamente. Hay zonas donde gana la centro-derecha y otras zonas más obreras o marginales donde la izquierda empieza a contar con más apoyos, así como también da lugar a que surja la extrema izquierda.

Asimismo, en los 2 siguientes gráficos veremos como se ha polarizado el voto en el eje social analizando los resultados de un partido ubicado en la centro-derecha en 2010 y en 2012 tras dos últimos años de recortes sociales ejecutados desde la Generalidad de Cataluña y el Gobierno de España.

Así, pues pasamos a explicar a explicar como se ha polarizado el voto y como se ha hecho más evidente la disgreación espacial.

En 2010, CiU (centro-derecha) tenía más o menos cosida la ciudad de Barcelona. Es cierto que en unas zonas contaba con más apoyos, pero las diferencias respecto a las zonas con las que contaba con menos apoyos eran insignificantes.

Por contra, en 2012, CiU y sus últimos años donde predominan los recortes sociales en España y Cataluña han polarizado el voto y ha hecho evidente la disgregación espacial, pues los distritos más obreros han optado por votar de forma mayoritaria a partidos de índole más de izquierdas como ERC, ICV, PSC o C's hasta el punto que también ha recogido apoyos un partido anticapitalista como la CUP. Como podemos ver en el siguiente gráfico de 2012, las diferencias de apoyo a CiU entre distritos se han agrandado espectacularmente respecto 2010.
























En conclusión, la guerra de clases ha despertado en Barcelona y se ha hecho evidente con la disgregación social desprendida en los resultados electorales. Podemos decir que la ciudad condal ha quedado dividida entre unos distritos del oeste que votan por la centro-derecha de CiU y unos distritos del este que votan a partidos de centro-izquierda como ERC, PSC y C's, claramente de izquierdas como ICV, o bien partidos de extrema izquierda como la CUP.

0 comentarios:

Publicar un comentario