07 febrero 2012

Quebrar bancos, a veces, la mejor solución!

Islandia, pionera en solucionar crisis bancarias 
Islandia demostró, de una forma diferente, como solucionar una crisis bancaria: dejando quebrar en Octubre de 2008 sus 3 principales bancos (Kaupthing, Landsbanki y Glitnir).

Todo empezó en Octubre de 2008, cuando los tres grandes bancos islandeses fueron golpeados por su alta exposición a la crisis de las hipotecas subprime, que semanas antes se cobró a su mayor víctima con el banco estadounidense de inversión Lehman Brothers.

Ante tal catástrofe, el Gobierno islandés los dejó quebrar y pidió un crédito de 2.550 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI). Cabe decir que el país no tuvo elección, ya que el gobierno se vio incapaz de apoyar a unos bancos muy grandes respecto su economía. Para ser exactos, el sector financiero islandés valía antes de su quiebra 11 veces más que su Producto Interior Bruto (PIB).

Al cabo de tres años de duras medidas de austeridad, la economía islandesa, que cuenta con poco más de 300.000 habitantes, muestra fuerte señales de recuperación. Según el Banco Central Irlandés, el crecimiento económico en 2011 fue del 2,5%, muy por encima de España con un 0,7% o de Portugal que cerró el ejercicio con un descenso del 1,9%.

La lección que se desprende de la manera en que Islandia ha manejado su crisis es que, en la medida de lo posible, es importante proteger a los contribuyentes y las finanzas públicas del coste de una crisis financiera.

Pero Portugal, Irlanda, Italia y también España, ni tan siquiera reflexionan sobre que podía pasar si dejaran quebrar algún banco o caja. De este modo, los países citados durante estos dos últimos años han realizado planes de ajuste muy impopulares para reducir un endeudamiento público inflado, en parte, por el rescate del sector bancario. (En España podríamos hablar de CCM, CAM, NovaCaixaGalicia, CatalunyaCaixa, Unnim y Banco de Valencia, las cuales han recibido ayudas millonarias del FROB o están intervenidas actualmente por el Banco de España).

Así pues, podemos decir abiertamente que el ciudadano ha pagado la mala gestión de estas entidades financieras por vía doble:

  • De forma directa, pagando sus intervenciones con dinero del contribuyente a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).
  • De forma indirecta, acatando los ajustes presupuestarios por los rescates bancarios.

Causas distintas 
El ejemplo islandés no es equiparable con la situación que travesaron Grecia o Italia. La gran diferencia entre Grecia, Portugal y Irlanda respecto de Islandia, es que esta última sufrió una crisis bancaria causada por el colapso de un sector hipertrofiado, mientras que las anteriores tenían un sector financiero anémico por la cantidad de activos "tóxicos" o "ilíquidos" como resultado del pinchazo de la burbuja inmobiliaria; es decir, tienen pisos y solares en su activo que cada año se deprecian y cubren cada vez menos la totalidad de la deuda que tenía el adeudado con la entidad financiera.  

En conclusión la gestión islandesa en 2011 dio buenos frutos. Como prueba de ello en noviembre de 2011 subió sus tipos de interés un 0,25% hasta situarlos en el 4,75%, siguiendo así una tendencia opuesta a la de la mayoría de países occidentales, que han recortado sus tasas para favorecer el crecimiento y evitar una nueva recesión.



3 comentarios:

Viendo tu entrada lo han hecho muy bien pero según escuche hace tiempo en la televisión Islandia tiene que devolver mucho dinero no se si será por lo que dejo de pagar que tiene una deuda que tiene que ir saldando o el que pero eso me pareció entender.

Muy bueno el artículo, ¡muy ilustrativo! Aunque, eso sí, ¡ojo con la ortografía! ;)

Gracias Iván. Ya revisé alguna faltilla que tenía... es lo que tienen las prisas! ;)

Publicar un comentario