08 febrero 2012

Europa, una casa construida por el tejado (Espacio Europa)

La banca europea y su escasa función social
Muy pocos grupos parlamentarios europeos han denunciado la escasa función social que han hecho en 2011 las entidades financieras europeas.

El pasado mes de Diciembre, con Mario Draghi al frente, el BCE apostó por reducir los tipos de interés hasta el 1%, pero también dio una avalancha de liquidez de 489.100 millones de euros al sector bancario europeo.

En teoría, el objetivo principal de esa medida era dar liquidez a la banca para que volviera a fluir el crédito entre las familias y pymes. Pero la hipoteca de una familia o el crédito de una pyme puede rendir a un tipo de interés igual que los bonos de los estados periféricos (PIIGS:Portugal, Irlanda, Italia y Spain) a largo plazo? Respuesta muy clara: NO!

Los bancos europeos (sobretodo alemanes y franceses) han vivido en 2011 su año de oro con la crisis de deuda soberana. En primer lugar, ellos consiguen inyecciones de liquidez (préstamos del BCE) al 1%.

A partir de ahí estas entidades deciden en donde aplicar ese capital en base al rendimiento que le ofrezcan. Teniendo en cuenta que la 2ª mitad de 2011 estuvo marcada por la crisis de deuda soberana y, por ende, subieron considerablemente las primas de riesgo, decidieron invertir ese capital prestado por parte del BCE para comprar bonos de los estados periféricos a 10 años, que rendían al 5% en el caso de España o del 15% ahora Portugal, sin comentar ya el caso de Grecia que sus bonos a 2 años tenían una rentabilidad superior al 100%.

Por lo tanto, si te presta dinero el BCE (dinero que sale del contribuyente europeo en gran porcentaje) al 1% tienes varias opciones:

1. Dar crédito a famílias y empresas con un euríbor del 2% + el diferencial de banco. Si ponemos, por ejemplo, un diferencial normal del 1,5%, el banco estaría rindiendo su capital en este caso al 3,5%.

2. Comprar bonos a 10, 20 o 30 años de los estados periféricos que presentan todos una severa crisis de deuda soberana, que les lleva a rendir, por ejemplo, sus bonos a 10 años por encima todos ellos del 6%.


Resultado: no llega el crédito ni a familias ni a pymes!
Si prestas a las familias tendrás un rendimiento neto del capital del 2,5% (3,5% - 1%).
En cambio, si compras bonos de los estados periféricos a 10 años, el peor rendimiento neto posible es del 5% (6% -1%).

Óbviamente, la banca europea apostó y apuesta por deuda soberana de los estados periféricos.


Solución: más regulación ante el sistema financiero y la especulación a corto plazo
Es triste saber que con nuestro dinero el BCE preste dinero a la banca y que ésta no preste en gran parte ese capital al ciudadano, el cual ha hecho posible que el BCE lo financie. La razón de un banco es ser un intermediario de capitales entre personas; es decir, captar ahorro barato de famílias y empresas para luego vender ese capital a un precio más caro a las mismas.

El sector financiero tiene vida propia y en épocas de severas crisis económicas se desvincula demasiado de la economía real. Se han de revisar los tratados de la UE y tratar de "empezar" verdaderamente a regular el sistema financiero, como también frenar ataques especulativos a corto plazo con medidas como la implantación de la famosa Tasa Tobin.

El problema en España no estaba ni está en la clase política española solamente, que es muy mala cabe señalar. Me hace gracia que el movimiento 15M criticara directamente como principal problema la clase política y no se diera cuenta que donde radica el problema es en las políticas de la UE.

También he de comentar que muchas veces criticamos las políticas monetarias del BCE, pero es cierto que ha asumido competencias que no le pertenecían según los actuales tratados de la UE, porque en los mismos prohíbe abiertamente la compra de deuda soberana.

En resumen, podemos comparar la construcción del proyecto europeo como la de una casa que empezó a edificarse por el tejado sin tener antes una base sólida, y que ahora se están dando cuenta sus diseñadores que fallan sus cimientos. Para solucionar ese problema se debe pasar primero por la creación de una unión fiscal y el establecimiento de una autoridad económica que mutualice la deuda. Del mismo modo, es condición necesaria reforzar el sentimiento europeísta, siendo este el cemento que une todas las piezas.


¿Unión Europea o des-Unión Europea?
Ante esta abismal situación, el proyecto europeo ha de tener la fuerza que tenía al inicio de siglo y para ello debe tratar de resolver los problemas rápidamente, haciendo un previo análisis y determinando hacia que punto quieren ir todos los países europeos; es decir, en que materias convergen.

Los mercados abren y cierran cada día mientras Europa actúa bajo la "Teoría del desastre"; parece que cuando ya ven de cerca el problema se ponen manos a la obra para solucionarlo, cuando las consecuencias son ya del todo inevitables. El ejemplo más reciente y más sonado es la quiebra griega. Los mercados van a una velocidad muy por encima de la resolución de los problemas europeos, un factor riesgo añadido para la salud de la economía europea.

No obstante, encontrar un denominador común en las propuestas de los gobiernos europeos es bastante difícil por el hecho de que cada economía que integra la eurozona presenta una competitividad diferente.


El desorden: la gasolina del anticapitalismo y la extrema derecha europea
La situación indignante en la que vivimos de "desorden social-económico" potencia un fuerte sentimiento anticapitalista. A todos aquellos que proliferan insultos hacia los mercados les digo: ¡Los mercados no atacan, tan sólo se defienden!

De la misma forma, esta coyuntura de caos y desesperación social por volver al orden hace crecer la extrema derecha como hemos visto en la historia del siglo XX. Prueba de ello es que esta crece actualmente en países como Austria, Finlandia, Dinamarca, España y, particularmente Francia, como también se ha de destacar el auge de los antisemitas en Hungría, los cuales cuentan con un brazo militar fuerte que peligrosamente apoya su causa.


En conclusión: "siempre se repite la misma historia, lo único que cambia son los actores". Dicho esto, sed conscientes de lo que votáis cada uno de vosotros que me está leyendo en su respectivo país. En estas complejas circunstancias ha de dominar la fe, la esperanza y el sentido común. Por contra, no ha de prevalecer la ira y la irracionalidad porque si no, nos veremos abocados a totalitarismos.

1 comentarios:

Como mucho e leído por los foros para votar se debería hacer un examen para ver si sabes lo que estas votando y no solo unas siglas que no buscan lo mismo que tu.

Haber si este año se sientan los cimientos para que Europa pueda salir de esta crisis de una vez que se está haciendo eterna.

Publicar un comentario