09 febrero 2012

El capitalismo enfermo y sin fármacos (Espacio Europa)

Similitud crisis 2008 con la Gran Depresión: ineficacia de la medicina convencional
La economía mundial, esencialmente capitalista, sigue en un ciclo de contracción económica en 2012 desde el 2008, y parece que aún no se ve la salida porque la medicina tradicional no ataca contra la bacteria.

Ante esta situación, se vuelven a dividir la opinión de los economistas generalmente entre estas dos corrientes econónomicas: el neokeynesiamos y el neoliberalismo. También cabe decir que dentro de estas corrientes existen pensamientos diferentes como el monetarismo dentro del neoliberalismo.

Nuestra compleja situación a la hora de solucionar los problemas económicos, es similar a la de la Gran Depresión, pues en los años 30 la medicina económica convencional, el liberalismo económico clásico, se reveló ineficaz, tal vez incluso contraproducente.


Entierro de los economistas clásicos y inicio del keynesianismo
A partir de ese instante, la economía clásica asistió a su propio funeral, pues John Maynard Keynes refutó las bases de esa corriente económica que defendía que la economía, por sí sola, tiende automáticamente al pleno uso de los factores productivos (factor capital y trabajo esencialmente).

Se iniciaba así una corriente económica de larga trascendencia en la historia económica: el keynesianismo, el cual defendía que la condición necesaria para aumentar el crecimiento económico era aumentar la capacidad adquisitiva de las familias.

Keynes defendía la intervención anticiclica de la economía por parte de los gobiernos, con el fin  de intentar estabilizar la economía en épocas de recesión. Esa política se ejercía mediante el gasto presupuestario del Estado; es decir, incrementando espectacularmente el gasto presupuestario a base de endeudamiento que, por consiguiente, originaba un gran déficit fiscal.

 


Esta gráfica ilustra muy bien el inicio del keynesiamismo y las consencuencias del mismo a medio plazo en los niveles de deuda respecto el PIB y el empleo. Asimismo, vemos como ambas gráficas llevan tendencias paralelas; es decir, cuanto más se endeudaba el gobierno de Roosvelt como consecuencia de aplicar las políticas keyneasianas de aumento del gasto presupuestario, los estadounidenses veían que se iban reduciendo los niveles de desempleo.


La obsolescencia keynesiana y el auge del neoliberalismo 
A finales de los años 70 las teorías neoliberales empezarona a ganar popularidad en el mundo académico y político por dar respuesta al fracaso del keynesianismo en la gestión de la crisis del 1973 (crisis del petróleo).

Más tarde, también se demostró la ineficacia del neokeynesianismo cuando Japón estuvo atrapado, durante la mayor parte de los años noventa, en una trampa económica con la que Keynes y sus contemporáneos estaban totalmente familiarizados: la trampa de liquidez.

Las ideas keynesianas sugerían una relación inversa entre inflación y empleo tal como sugiere la curva de Phillips; es decir, a mayor inflación, menores niveles de desempleo.

Sin embargo, esta curva no es una panacea, pues la historia ha demostrado que también se pueden dar niveles elevados de inflación y a la vez presentar niveles altos de desempleo. Es lo que se conoce como "estanflación".

Asimismo, este fue el escenario que presentó la crisis del 1973 que el keynesianimo no puedo resolver.

Por consiguiente, el nuevo escenario estanflacionario llevó al keynesianismo a un segundo plano por el auge de las ideas monetarias (corriente neoliberal), las cuales hicieron tomar nuevas medidas antikeynesianas como simultanear acciones antirrecesivas y antiinflacionarias.

Para ello, los neoliberales se opusieron a aumentar la masa monetaria como instrumento para revivir el consumo, se declararon a favor del déficit 0 bajando impuestos (como está haciendo actualmente Obama) y incluso recomendaban una reducción en los gastos del Estado como única forma práctica para aumentar el consumo y la inversión.

Así pues, las políticas neoliberales fueron puestas en práctica tanto en USA con Reagan, como en el Reino Unido con Margaret Thatchet dando buenos resultados para ambas economías.

En conclusión, la ineficacia del neokeynesianismo ante los escenarios estanflacionarios de 1973 o la trampa de liquidez en la que se vio envuelta Japón en la década de los 90's, sumado al auge del neoliberalismo, conllevó a que fuera una teoría obsoleta, equiparable a un fármaco caducado que no ataca contra la bacteria.


Crisis económica 2008-2011
En la actualidad USA y toda Europa se encuentran en la misma situación que Japón hace una década, aunque esta crisis económica se asemeja más a la Gran Depresión que a los problemas que se vivieron en Asia en los años noventa. Cabe señalar, que Japón lleva 20 años de estancamiento económico, una situación que nos pone a todos los pelos de punta.

Como hemos visto, las ideas liberales fueron enterradas por el keynesianismo, pero éste también fue enterrado por las ideas neoliberales. Surgían nuevas crisis económicas y siempre había alguna medicina a aplicar; si no funcionaban la teoría convencional, surgía una de nueva y se solucionaba el problema.


El debate no nos hace ver el verdadero problema: no funcionan los fármacos!
El problema lo tenemos ahora. Iniciamos una crisis económica en 2008 que todavía perdura porque empleamos unos fármacos demasiados antiguos que no se ajustan a la realidad económica actual. La globalización ha supuesto un nuevo escalón que subir a la hora de solucionar las crisis económicas, lo que supone la obsolescencia de las recetas neokeynesianas y neoliberales.

Habrá gente que pensará que el debate está entre aplicar las ideas neokeynesianas (imprimir billetes para incrementar la masa monetaria, reducir impuestos, aumentar el gasto público, etc.) o las ideas neoliberales (mantener la masa monetaria, reducir el gasto público hasta conseguir déficit 0,  elevar tipos de interés, etc.), pero llevamos 4 años aplicándolas, una a cada lado del Atlántico, y el problema económico persiste.

Nadie se da cuenta, pero hay que volver a entrar al laboratorio y fabricar una nueva medicina si queremos vivir una bonanza económica dentro del sistema capitalista. Me da a mí que perderemos mucho el tiempo si seguimos debatiendo sobre las obsoletas teorías citadas.



Los sistema económicos mueren
Muy pocos tienen en cuenta que los sistemas económicos tienen una fecha de duración de 3 siglos (300 años) y el capitalismo nació en la Primera Revolución Industrial en el siglo XVIII y ya estamos en el siglo XXI. Santiago Niño Becerra, destacado economista español, pone fecha de muerte al capitalismo entre 2060 y 2075 (http://www.ieco.clarin.com/economia/sistema-capitalista-queda_0_222577788.html).


Respuestas equivocadas a la actual crisis económica
USA, con Obama al frente, está apostando por ideas al puro estilo keynes desde el inicio de la crisis. Por contra, vimos a Europa desembarcar en 2008 desde puerto "neokeynes" para ponerse rumbo a puerto "neoliberal".

En la actualidad, Europa está apostando por ideas más neoliberales tras tener una elevada deuda soberana y un elevado déficit público causado por el excesivo gasto público que se fue acumulando desde 2008, el cual no nos llevó a la salida de la crisis, sino que nos complicó el panorama a los europeos creándonos una importante crisis de deuda soberana.


Solución europea a corto plazo
En Europa, como bien dice Duran i Lleida en España, hemos de tomar medidas de austeridad que nos permitan reducir el déficit y el porcentaje de deuda respecto del PIB hasta niveles más sostenibles y retomar así la confianza, pero tampoco nos debemos de pasar con los recortes, pues éstos acabarán finalmente por asfixiar la economía alejándonos así de un posible crecimiento económico.

3 comentarios:

EXCELENTE CONTENIDO!!

Muchas gracias Kelwys.
Reciba un cordial saludo!

It's in fact very complicated in this active life to listen news on Television, therefore I
just use the web for that purpose, and get the latest news.


Feel free to surf to my web site :: free consultation family law

Publicar un comentario